En definitiva, son procesos misteriosos, cuando de repente en un país llueven nuevos talentos e inmediatamente una explosión creativa se hace conocer fuera de los límites de aquél. Pienso en esos años, en los que los argentinos Martha Argerich y Bruno Leonardo Gelber, el uruguayo Homero Francesch –por sólo dar tres nombres- hicieron furor en Europa. Y ahora son jóvenes damas como la venezolana Gabriela Martínez o la argentina Gabriela Montero, quienes se dejan escuchar con sus grandes capacidades técnicas y un talento individual para comunicarse. A estos descubrimientos sudamericanos, quiero sumar al argentino Fernando Viani”. Klassik Heute. (09.07.2007)
 

Carrera

Fernando Viani es un pianista multifacético, cuyo repertorio abarca desde la música para piano solo hasta la música de cámara y el íntimo mundo del acompañamiento del canto. Se ha presentado y continúa realizando conciertos en toda Europa, India, Jamaica, Canadá, USA y, por supuesto, también en la Argentina.

Su ejecución ha sido frecuentemente destacada por su “técnica endemoniada”, pero también por un “sonido refinado”, combinado con un “gran poder de expresión y una pasión profunda”.

Hitos de su carrera han sido, entre otras, las actuaciones con el Concierto para piano de Luis Gianneo con la Orquesta Sinfónica Nacional Argentina, el Concierto para piano Nr. 1 de Johannes Brahms con la Orquesta Filarmónica de Mendoza y el Concierto en sol de Maurice Ravel con la Orquesta Sinfónica de la Universidad Nacional de Cuyo. Las interpretaciones de los conciertos nombrados le han dado una reputación tal, que es invitado regularmente a tocar con estas importantes orquestas.

Las excelentes críticas cosechadas en todo el mundo por la grabación de la obra completa para piano y órgano de Alberto Ginastera para la firma Naxos le han abierto un espacio seguro en el ambiente musical europeo. Él es, sin duda, uno de los pianistas argentinos más interesantes de su generación.

>>arriba
_T074079bbb
Fer-brahms10_grs_72dpi
IMG_2914_grs_72dpi
 

Inicios musicales

Fernando Viani nació en Mendoza, Argentina, en 1969. Sus antepasados provienen en gran parte de Italia y España. Desde temprano, la atracción hacia la música (comenzó sus formación con 7 años) se convirtió rápidamente en pasión, o más aún, en parte de su vida. Con 13 años, ya fue aceptado en la Escuela Superior de Música de la Universidad Nacional de Cuyo en Mendoza, Argentina, donde comenzó sus estudios con una discípula de la escuela de Vicente Scaramuzza (el maestro de Martha Argerich y Bruno Gelber). En 1993 recibió el diploma con la máxima puntuación. En esta misma época ganó el Primer Premio del concursos del Centro de Estudios Pianísticos y la Medalla de oro por la mejor interpretación de la obra de un compositor argentino en el Concurso “Alberto Williams“. En este período recibió valiosos consejos musicales de Bruno Gelber.

>>arriba
FViani_8Jahre_altB_72dpi
escuela de musica
 

En Europa

Gracias al apoyo de patrocinadores privados, y más tarde como becario de la Fundación Konrad Adenauer, le fue posible continuar sus estudios de piano en la Staatliche Hochschule für Musik de Karlsruhe. Allí completó su formación con Sontraud Speidel, quien influyó fuertemente en su formación musical, y concluyó con el título de Konzertexamen en 2002 con la máxima distinción. Para expandir sus horizontes musicales, además tomó clases con Fany Solter y Dinorah Varsi, y participó de clases magistrales con Alexander Braginsky, Eduardo Hubert, Hartmut Holl, Joffe Dina y Miguel Proença. Karlsruhe_schloss_gottesau

>>arriba
 

El Melvin Piano Trio y la música de cámara

Paralelamente a su carrera como solista, Fernando Viani es un ávido músico de cámara y un acompañante sensible. En 1992 y 1993 fue invitado al Festival Internacional de Música de Cámara en Bariloche, Argentina, donde trabajó con el pianista Carlo Bruno (Cuarteto Beethoven), la violinista Ana Chumachenco y el violista Oscar Lysy, entre otros. También participó varias veces en el Festival "Vielsaitig" invitado por el Verdi Quartett en Füssen, Alemania. Muchos años de creatividad musical con el barítono Guillermo Anzorena  han dado como fruto grabaciones y, en 2009, también la oportunidad de colaborar con la compositora contemporánea Charlotte Seither presentando sus canciones.



En 2002 conoce a Anke Bettina-Melik (violín) y Andrej Melik (violoncello), ambos excelentes músicos y ganadores de premios internacionales. Junto a ellos funda el Melvin Klaviertrio, que ya ha registrado algunos éxitos, no sólo como trío, sino también en combinación con otros reconocidos artistas y compositores.  Por ejemplo, con la famosa contralto Ingeborg Danz, el compositor norteamericano Lawrence Axelrod y el Offenburger Streichtrio. El Melvin Klaviertrio tiene un amplio repertorio y, debido a la procedencia internacional de sus miembros, una apreciación musical muy rica.

>>arriba
710_0233_grs
710_0091_grs
710_0243_grau
 

La grabación de Ginastera

Como parte de un proyecto de investigación y registro, entre 1993 y 2001, Viani trabajó junto a un grupo de pianistas argentinos. El resultado fue la publicación de discos compactos con canciones y la música completa para piano de los compositores argentinos Alberto Ginastera, Luis Gianneo, Juan José Castro y Carlos Guastavino. Varias de estas grabaciones fueron premiadas. Esta fructífera colaboración se consolidó en 1996 con la creación de la "Fundación Ostinato". Tres años más tarde se firmó un contrato con el sello Naxos. Además, también ha realizado grabaciones para la Radio Nacional Argentina, la Lernradio Karlsruhe y el Piano-Podium e.V..
Después de esta enriquecedora experiencia, se sintió preparado para un proyecto más desafiante: la grabación completa de las obras para piano y órgano de Alberto Ginastera. En 2006 se llevó a cabo para la firma Naxos.
La música de Ginastera produce en Fernando Viani un interés especial, generado por la lucha contenida en ella, en el intento de asociar las raíces culturales europeas del compositor con la herencia musical del país en que vive. El resultado de esta lucha es una música arcaica y ritmo impetuoso, pero que toma su forma de las técnicas de composición europea. Ginastera ha logrado así una identidad musical única, en la que Viani (también descendiente de inmigrantes) se ve reflejado.

>>arriba
Ginastera 1
ggg
 

Conectando la música con la pintura

Desde muy joven compuso algunas obras, al principio para sí mismo, y más tarde como encargo para documentales y obras de teatro.
En 2009, se propuso un proyecto de más envergadura. La nueva forma de arte “Belebte Bilder" (Imágenes vivas) de la artista Gabriela Stellino le fascinó tanto que decidió darles una expresión musical.  El resultado es una obra de arte en el que la pintura y la música no sólo son complementarias entre sí, sino que se fundieron intrínsecamente y se generó una expresión nueva. La presentación en vivo en el Morat-Institut de Friburgo, donde Viani mismo ejecutó la música, fue un gran éxito. Un proyecto más amplio entre los dos artistas ya está en planes.

>>arriba
Leben&Ka-VerbindgMusikMalerei